viernes, enero 30, 2009


CARTA DE AGRADECIMIENTO AL NIÑO DIOS

Querido niño Dios:

Gracias, porque la verdad y lo sabes bien, nunca mas te escribí desde que tenia como 8 años y aun asi nunca te olvidaste de mi. Me aceptaste incondicionalmente como soy. Siempre a destiempo, te doy gracias hoy que termina Enero.
Te agradezco porque en todo ese tiempo aprendí mucho de mí misma, porque a pesar de este año que paso estubo lleno de pruebas y reconciliaciones,me senti repleta de paz en el corazón y de haber entregado amor a manos llenas.
El año pasado me puse en paz con mi pasado, con los dolores y cicatrices que han dejado tantos sufrimientos y pérdidas, este año viví en el presente muchos de sus días.
Te Agradezco este broche con el que cierro los ciclos que deben cerrarse. Te agradezco la entereza que ahora siento para dejar tras de mí lo que debe ser dejado y la paciencia que voy adquiriendo para recolectar con calma las primeras cosechas.
Te doy gracias infinitas porque cada día me siento mas equilibrada, para continuar caminado entre la tierra firme y el abismo.
Te Doy gracias por el amor que siento, por todas las personas que me aman y también por los que no me quieren tanto. Me siento afortunada que entre amar y ser amada, aun sigo prefiriendo amar y dar que recibir.
Te doy gracias por los recuerdos, por la maravilla de asomarme a ellos con una bonita nostalgia.
Te doy gracias por las paginas en blanco que me quedan por llenar de palabras, por las que ya escribi.
Te doy gracias por el camino que ha encontrado el destino para manifestarse ante mi, así de este modo, en que me sorprendió la felicidad, cuando menos me lo esperaba.
Te doy gracias porque mi casa siempre, siempre estubo llena de risas, de música, de grata compañía.
Te doy gracias por hacerme una chica valiente y dulce porque aun sigo queriendo ser mas comprensiva....aun cuando soy lenta para entender..gracias por insistir hasta que yo lo vea mejor.
Gracias mi querido niño Dios, porque nunca me falto un libro que leer antes de dormir,ni un beso que dar a mis hijos amados, ni sus pies calientitos bajo las sabanas frias.
Gracias por todos los amigos virtuales y tan reales en mi corazón.
Gracias por hacerme una palomita, una princesita, una florecita, una mujer en el corazon generoso de un hombre sin pedirme nada a cambio.
Gracias por lo inmensamente bueno y misericordioso que has sido conmigo.
Gracias Niño Dios.

3 comentarios:

Ophir Alviárez dijo...

Yo también escribi una carta de agradeciemiento hace poco, ojalá me haya quedado tan sentida como esta.

La mía no fue a Dios, pero trajo la calma de a poco.

Take care!

OA

lapoetisa dijo...

Que manera de transmitir ese gran amor que logro esa transformación tan hermosa en ti, el destino no tiene casualidad y llego a ti a borbotones, disfrutalo a lo maximo,un abrazo

Lémur dijo...

Hola cara de torta! Así que ya te siente centrada. Eeeehhhh... bueno... qué te puedo decir. Chiflada te ves mejor, y despistada resultas endemoniadamente fascinante, jajajajajajajajajajaja!!!

Te reto a una carrera, ¡el último es un mojón de dinosaurio! Aaaadiiiiooooossssss...