lunes, marzo 02, 2009

Entrega certificado/ Expreso


Confieso que le temo a las pelusas, esos seres inertes pertenecientes al limbo de las cosas, uno los ve rodar por la casa y te han robado algunos cabellos, hilos sueltos de tu ropa, parte de ti, se van flotando dentro de su aspecto inofensivo, como si la cosa no fuera con ellas.

Permanecen escondidas del acecho de alguna escoba escrupulosa en los rincones más oscuros del suelo. Me da terror que de noche se suban a mi cama y se lleven sigilosamente mis sueños y recuerdos.

Quizás por eso hoy me impacto levantarme y no recordar la fecha en la que nació mi madre, ayer olvide el cumpleaños de mi mejor amiga y últimamente olvido responder cartas, contar las buenas nuevas y no tan buenas pero nuevas al fin y al cabo, a las personas que se me quieren y yo los quiero pero se me olvida decírselos mas a menudo.

Mi amiga Ophir Alviarez, no lo olvida nunca, seguramente no tiene pelusas en su casa o no les teme como yo. Me inclino a pensar que es una mujer Valiente porque me recuerda en en un solo titulo "Gane, Ganamos" que existo para ella.

Por su merecido premio como la autora del mejor poema del año. Así es, esas cosas tan sutiles como compartir la alegría "GANE; GANAMOS" Somos, estamos, nosotros, ese plural contagioso que para mi gusto te saca de adentro la mejor sonrisa, su felicidad obraba en mi un efecto de truenos y relámpagos, esa tormenta de alegría compartida donde primero aparece el destello de sus emociones y al rato el estruendo que me deja electrizada por largo rato.

Además porque vivimos en un mundo lleno de malas noticias, que cuando conseguimos un valiente dispuesto a compartir sus buenas nuevas sin temor a que se las arrebaten de la envidia, con esa frase de Gane, Ganamos, que hacen de los otros merecedores de su felicidad.

Uno no puede mas que sentirse Grande, Querido, apurruñado, estoicamente recordado y tomado en cuenta. Con ella y otras personas que han influenciado de modo positivo mi vida, entendí por primera vez que debía desear mas, escribir mas, acercarme mas, corresponder. Entendí que aunque tengo mala memoria conservo una muy buena en el corazón, el olfato, en la piel. Supe que para recordar solo basta un minuto, Supe que este, este que hago frente al computador es uno de los muchos esfuerzos que estoy dispuesta a seguir haciendo para no olvidar a las personas que amo.

Ciertamente es una decisión trascendente, porque de ninguno de los caminos se pueden regresar jamás o al menos no de la misma forma. Si decides olvidar a tus afectos, por descuido y desidia, poco a poco se los devora la pelusa, con el tiempo ruedan por los rincones olvidados y el destino los barre o los borra para siempre de tu vida, ni siquiera Fecebook te los devuelve como los recordabas, regresan llenos de polvo, irreconocibles. Sin embargo si decides nunca olvidar, se convierten en el motivo que ahora me empuja a contarles desde esta ventana todo lo que mi corazón me susurra al oído a veces.

Amo este plural de Ophir, a razón que nos empuja a gritarle desde nuestras ventanas al mundo todo lo que nuestros corazones nos dicen.."Gane, Ganamos"
Ahora escribiendo es volver a mirarlos a todos de reojo y sonreírme en compañía de las imágenes que atesoro en la memoria de los sentimientos.
Muchas felicidades a todos por sus (nuestros) logros, muchas gracias a todos, (Nosotros) desde mi corazón (Nuestro)
Besos
Carolina

3 comentarios:

Ophir dijo...

Últimamente, y muchos de ustedes lo saben, mi corazón se he hecho esquivo y antipático y de alguna manera que en este instante me es díficil explicar, eso ha reforzado las mismas ganas de decir que tengo desde aquéllos tiempos en los que oía el eco de algunas vocecitas pidiendo en serio que escribiera.

Yo, malmandada como siempre, tardé mucho en ponerme manos a la obra, pero de un tiempo para acá la silla de la escritora se ha vuelto más que el refugio en donde se guardan sueños y me ha permitido ir surcando ese infinito mundo de las letras.

Ha "nacido" un libro, dos inéditos y más de una decena de antologías en las que un curioso puede tropezarse con alguno de mis poemas. Hoy "La desobediencia de los sentidos", uno de esos escritos desde las entrañas- fue premiado como lo "¿mejor?" publicado en el 2008 por un colectivo mexicano que promueve la difusión del arte y hace de la literatura su bandera. Hoy, después de contarle a quienes comparten conmigo el placer de escribir y que casi con seguridad fueron testigos del nacimiento de esa desobediencia, recibo un regalo mucho mejor que el diploma de Nit, como se llama el grupo que lo otorga; recibo las palabras de una amiga que desde el otro lado del corazón, hizo que el mío se derritiera en la silla.

Soy una llorona y aquí habrá quién me diga, desde cuándo. Lo cierto es que las lágrimas se escurrieron cuando vi este mensaje, por eso lo comparto con quienes sé, podrán apreciarlo como yo.

Un beso y gracias por estar ahí donde reconozco que están.

Abrazos,

Ophir


Pd. Josune, jamás olvidaré ese día en que no tuve quien me acompañara a ver a la Allende y aún así me fui yo sola. Valió la pena.

Besos,

OA

Karla dijo...

Que plural se esta volviendo el mundo y las pelusas que no ......no nos lleven¡ te quiero inmensamente, El Amor nos acompañe siempre y no se lo lleven las pelusas te quiero.........................

karla

Carlos dijo...

Me conmueve lo que sale de tu mente, es algo que nos llena y no nos abandona. Pienso en todo lo que dices y no basta. Hay que sentirte en cada palabra, sólo así nos acercamos al somos, al plural imprescindible.
Un beso
Carlos Ochoa