domingo, agosto 10, 2008

Todo lo hago con demasiado corazón

los Domingos se parecen al poema de Ruben Dario, "Las princesas primorosas se parecen mucho a ti, cortan Lirios, cortan Rosas, cortan Astros, son asi."...sin hacer mucho, solo levitar. Desde que llegue de Suiza todo el mundo me ha preguntado y ahora que vas hacer..Lo mismo que hacemos todos los dias "Pinky", tratar de conquistar al mundo. jajaja. La verdad que prefiero dejar que acontezca, maravillarme con lo que solo llega sin hacer grandes planes.Los grandes planes no deben llevarse a cabo para que quede algo de esperanza. Así puedes transportar esas milésimas de ilusión todo el día de mucchos dias, para arriba y para abajo como las maletas en el aeropuerto, hasta que llega la noche y dices, bueno, mañana o dentro de unas horas. Adoro el minimalismo de mi vida, dos sillas, una mesa, dos vasos, una toalla colectiva, una cama para tres, un corazon para muchos, una llave, una sola y que de nota es ser la llave la escusa para llamarnos y preguntarnos a que hora el San pedro de turno estara en casa para abrirme las puertas del cielo. Ha sido un dia extraño, he hablado desde larga distancia una hora por telefono, como cuando era adolescente, que hora es alla?? que comiste? y esa clase de preguntas que yo hacia y me hacian.He dejado de pensar en "ojala si, "..para quedarme improvisada en mis dias como vienen. Ahora pienso en mi y tengo para entretenerme un monton con tantas posibilidades. Madonna recomienda que en los dias de mas dolor, hay que hacer mas ejercicios..Y en los de ausencias, mucho mas cardio para fortivicar el corazon y seguir haciendolo todo. quiero hacerme un cuerpo como el de ella. Se lo pedire al espejito magico.



2 comentarios:

Ophir Alviárez dijo...

"...los grandes planes no deben llevarse a cabo para que quede algo de esperanza.."

Entre la intro recitando a Rubén Darío y esa frase me quedo rumiando mi tarde y reconociendo que aún no aprendo a ser tan minimalista como le gustaría a mi vida de maletas y desarraigos que voy cargando aunque suene a paradoja.

Pienso en mí, pienso en mí, pienso en mí, hago ejercicio, pero..y después qué?

Uffa!

Ophir

carolina dijo...

...Después una queda fluyendo sin esfuerzos en la corriente de la vida, ese es mi sentimiento de no forzar los grandes planes inspirados y dejarle eso al Universo...a Dios.
Eso pasa después..piensa en ti, has ejercicios para fortalecer tu corazón generoso...y sigue amorosamente por tu vida linda mariposita que vuela.
besos
caro